Dedicado a mi pequeño gran gigante, que día a día nos llena nuestra vida de amor y alegría. Y a su hermana; las dos razones para que esta vida merezca la pena vivirla.

lunes, 27 de junio de 2011

Qué es el TGD?

  Cuando el primer neurólogo que vio a Alan me dijo sin anestesia, friamente y sin explicación: "su hijo tiene TGD", llegue a mi casa y me pregunté "eso con qué se come?" (chiste, pero podría haberme pasado).
  O sea, me hablaba de algo que yo ni siquiera sabía que existía hasta hacia unos meses atras; obvaimente madre informática, antes de verlo a él, ya me había leido y buscado todo sobre lo que algunos conocidos me habían hablado, TGD, Espectro autista, TEL, etc. Pero el médico no me explicó nada ni me dijo nada cuando le pregunté. sólo me respondió traigalo dentro de 6 meses y vamos como anda. Obviamente cambié de neurologo. Si nos hubieramos quedado con eso y con el pediatra que decía que solo era un poquito inmaduro y yo la madre obsesiva que lo comparaba con la hermana, pero no pasaba nada, hoy la historia sería otra. Gracias a Dios ante mis dudas, hubo padres de amigos de mi hija y amistades mias que trabajan con estos temas y pudieron acesorarme. Pero sé que no todos tenemos esas posibilidades. Por eso me propongo irles dejando información sobre estos temas. Espero les sea de utilidad:

 A excepción del Trastorno de Rett, que afecta más frecuentemente a las mujeres. Respecto a la prevalencia se establece alrededor de 4 a 7 de cada 10.000 niños aproximadamente.
El TGD (Trastorno General del Desarrollo) es el nombre con el que la Sociedad de Psiquiatría Americana estudia patologías como el autismo y otros síndromes que están en aumento en todo el mundo. Es un conjunto de trastornos caracterizados por retrasos y alteraciones cualitativas en el desarrollo de las áreas sociales, cognitivas y de comunicación, así como un repertorio repetitivo, estereotipado y restrictivo de conductas, intereses y actividades. En la mayoría de casos, el desarrollo es atípico o anormal, desde las primeras edades siendo su evolución crónica. Sólo en contadas ocasiones las anomalías se presentan después de los cinco años de edad. El problema es cuando se detecta, los padres no estamos capacitados para ello, y muchas veces, los médicos tampoco.

Los T.G.D. comprenden un amplio conjunto de trastornos. Algunas clasificaciones diagnósticas como el C.I.E.-10 (Clasificación multiaxial de los Trastornos psiquiátricos en niños y adolescentes) intentan poner cierto orden y permiten el diagnostico diferencial dentro de los T.G.D. en función de la discriminación de los diferentes síntomas. A saber distingue entre: Autismo Infantil , Autismo atípico, Síndrome de Rett, Otros trastornos desintegrativos de la Infancia, Trastorno Hipercinético con retraso mental y movimientos estereotipados, Síndrome de Asperger, Otros Trastornos Generalizados del desarrollo y Trastorno generalizado del desarrollo sin especificar.

Los T.G.D. constituyen, pues, a pesar de los intentos de clasificarlos debidamente, un panorama muy heterogéneo y en el que el Autismo tiene un papel protagonista dadas sus peculiaridades y características. De hecho T.G.D. y Autismo se utilizan en la práctica de forma sinónima, si bien, hay que insistir en que el Autismo está integrado dentro de los T.G.D.

Algunas hipótesis avalan la existencia de "un espectro sobre las manifestaciones clínicas del Autismo" que abarcarían desde los casos más severamente afectados y acompañados de una deficiencia mental severa o profunda, a cuadros donde la deficiencia mental sería ligera o moderada, a otros, con una inteligencia límite o normal. La conducta en estos pacientes también se mostrará en diferentes grados pero siempre vinculada a la alteración en la capacidad para establecer relaciones sociales, a la ausencia de empatía y el desarrollo de un repertorio conductual estereotipado y limitado sólo a ciertas áreas de su interés. Es por ello que, actualmente, va cobrando mayor uso la denominación de T.E.A. (Trastornos del espectro autista) para referirnos a este conjunto de trastornos que comparte una sintomatología nuclear común.

Otros aspectos clínicos destacables que se solapan en distintos niveles son los que hacen referencia a la coordinación motriz, hipotonicidad, alteraciones de la percepción y déficits atencionales.

Es importante destacar que dentro de los T.G.D. podemos distinguir aquellos que cursan con cuadros antes de los tres años de edad y que forman parte del Autismo típico, de aquellos que tras un curso evolutivo "normal" de inicio desarrollan los síntomas a partir de los tres años (comprenderían las formas atípicas).

No se ha podido verificar su mayor ocurrencia dentro de ningún estrato social determinado ni en ninguna cultura en particular. Sí es conocida su mayor incidencia en varones (3-4/1), si bien parece que cuando se registra en mujeres suele cursar con una sintomatología más severa.
 Aunque las causas siguen siendo una incógnita, se calcula que además de la predisposición genética, los factores ambientales tienen su responsabilidad en el asunto.

Los primeros síntomas de este tipo de trastornos se manifiestan entre los 6 y los 15 meses de vida y corresponden a:
  • la falta de comunicación,
  • la realización de movimientos repetitivos, y
  • mayor interés en objetos inanimados, como juguetes.
Ningún caso es igual a otro y pueden presentarse de manera leve, moderada o profunda. Habitualmente el TGD es abordado con psicoterapia individual, educación especial, neurolingüistica, medicación u hospitalización. El autismo varía grandemente en severidad. Los casos más severos son caracterizados por una completa ausencia del habla de por vida, comportamiento extremadamente repetitivo, no usual, auto dañino y agresivo. Este comportamiento puede persistir por mucho tiempo y puede ser muy difícil de cambiar, siendo un reto enorme para aquellos que deben convivir, tratar y educar a estos individuos.
Los síntomas del autismo típicamente están presentes durante toda la vida de la persona. Una persona
Las formas más leves de autismo (típicamente Síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento) pueden ser casi imperceptibles y suelen confundirse con timidez, falta de atención y excentricidad. Cabe notar que una persona autista puede ser de alto funcionamiento en ciertas áreas y de bajo funcionamiento en otras. Por ejemplo, existen personas autistas que carecen de habla pero pueden comunicarse por escrito muy elocuentemente.afectada levemente puede llevar una vida normal y sólo aparentar ser algo peculiar. Una persona afectada severamente puede ser incapaz de hablar o cuidarse a sí misma. La intervención temprana puede marcar diferencias extraordinarias en el desarrollo del niño

La mayoría de los niños parecen adquirir sus habilidades sociales por osmosis, pero los niños con TGD no. Las habilidades sociales tienen que ser enseñadas específicamente, y reforzadas una y otra vez. Para algunos niños, las interacciones sociales exitosas como, por ejemplo, poder jugar puede ser su propio premio, mientras que para otros, no. La mayoría de niños del espectro autista están confundidos por la complejidad de la escena social, prefiriendo interaccionar según sus propias reglas y pueden parecer socialmente "despistados". Sin embargo la flexibilidad puede ser aprendida siempre y cuando el tema sea tratado con espíritu divertido y se insista animando al niño.

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada